La rehabilitación de fachadas es un proceso en el que el exterior de un edificio se restaura a su aspecto original. Se puede hacer para mejorar la apariencia de un edificio o para protegerlo de un mayor deterioro.

Este proceso suele implicar la reparación y restauración de los materiales originales, como ladrillos, piedras, tejas de terracota, rejas de hierro fundido y otros elementos decorativos.

Reparación de fachada de centro comercial iberico

No es fácil mantener la fachada de un edificio. Los materiales utilizados para la construcción exterior están expuestos a la intemperie y se deterioran con el tiempo. El entorno también puede tener un impacto en la fachada. Por ejemplo, la contaminación y la lluvia ácida pueden dañar los materiales que se utilizan para la construcción.

La fachada de un edificio suele estar hecha de piedra, ladrillo o paneles de hormigón. Estos materiales necesitan un mantenimiento periódico para evitar daños estructurales que puedan tener consecuencias graves como el derrumbe del edificio o la fuga de agua en su interior.